Desde enero y hasta mediados de febrero, ARBA ofrecerá puestos de atención en puntos estratégicos para el turismo, además de reforzar la atención en las oficinas de la costa. También intensificará las acciones de fiscalización para detectar evasión tributaria en los sectores de mayor capacidad económica.

En el marco de las vacaciones de verano, ARBA busca implementa la campaña SIMPLIFICATE con el objetivo de ampliar el acceso a los trámites y acercar información sobre cómo agilizarlos, a la vez que se refuerzan las fiscalizaciones en los sectores con mayor poder adquisitivo.

Más beneficios, menos trámites

Simplificate es una iniciativa que otorga la posibilidad del pago unificado del Monotributo e Ingresos Brutos: una modalidad que, a su vez, exime a los usuarios de las retenciones bancarias y la presentación de declaraciones juradas. Además, promueve la adhesión para recibir las boletas a través del correo electrónico. Por último, con esta oportunidad la Agencia propone la realización de trámites de manera digital, entre ellos el alta de la clave CIT, las consultas de deuda y el acceso a la boleta para el pago de los impuestos, entre otros trámites que se pueden gestionar por esta vía.

¿Dónde encuentro los puestos de atención?

Ciudades como Mar del Plata, San Bernardo, Pinamar y Villa Gesell incorporaron puestos de atención en puntos estratégicos del casco urbano, además de reforzar las sedes habituales. Estos cuentan con horarios extensos de servicio, como es el caso en Mar del Plata en donde la jornada se prolonga hasta las 21 horas.

El trabajo durante la temporadaEl acercamiento a los usuarios a través de la instalación de puestos de atención estratégicos en la costa es una acción que pretende asesorar a los contribuyentes, para otorgarles la posibilidad de regularizar su situación sin necesidad de interrumpir su tiempo de ocio. Sin embargo, esta política se encuentra ligada a las acciones de fiscalización que agentes de ARBA también llevan a cabo desde principios de enero. Esta tarea apunta a evitar la evasión de impuestos de sectores de mayor poder adquisitivo, generalmente detectada en viviendas de lujo, comercios importantes, autos de alta gama y embarcaciones. Sin ir más lejos, durante los primeros días se encontraron en Pinamar dos edificios sin declarar correctamente, que tributaban como baldío, con un valor de mercado mayor a los 5 millones de dólares.Cristian Girard, Director Ejecutivo de ARBA, resaltó la importancia de trabajar con inteligencia, en línea con una estrategia que promueva por un lado una cultura tributaria comprometida, acercando la información necesaria, y por el otro orientando la fiscalización hacia los grandes contribuyentes. “La lógica de nuestra gestión es evitar los controles masivos para no obstaculizar la actividad del comercio ni del turismo, y enfocarnos puntualmente en segmentos de alta capacidad contributiva, fiscalizando con tecnología, cruce de datos y otras herramientas inteligentes”, afirmó Girard.En ese sentido, a principios de este año, la Agencia de Recaudación detectó dos edificios de departamentos en Pinamar que las empresas constructoras todavía no habían declarado. El valor total de mercado de estas edificaciones supera los 5 millones de dólares; en conjunto, son 5.000 metros cuadrados cubiertos que estaban sin registrar, que representaban una evasión muy importante en el Impuesto Inmobiliario.En esta misma línea, en diciembre de 2021, se llevaron a cabo operativos con resultados similares en otros puntos de la provincia: En San Fernando “se hallaron 82 yates, lanchas y veleros no registrados ante el fisco provincial con precios de mercado de US$ 350 mil a US$1,5 millones”, según indicó el propio Girard.